Castero de 126 libras trae premio en Cojimar



La localidad costera de Cojímar vio desembarcar el sábado 18 de mayo un castero de 126 libras de peso, presa más importante de un certamen que convocó a competidores en representación de los municipios de la provincia de La Habana.
El pescador Ricardo García Carrión, en representación del Club de La Lisa, al oeste de la capital, obtuvo con este pez el premio por equipos a bordo de la embarcación Doris y el galardón a la pieza mayor de la competencia. Su compañero de alineación, Ibrahim Borroto Ofarrill, completó el domingo 19 la labor colectiva al embarcar un dorado de 31 libras que le representó asimismo el premio especial para esta especie.
Antigua sede de eventos nacionales de la pesca de agujas, Cojímar ha recuperado su carácter de plaza deportiva de los peces de pico en el país, luego de que el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) dejara de convocar desde 2009 el Hemingway, en el que se medían la totalidad de las provincias cubanas.
El día de la captura que les otorgó el triunfo, el Doris abandonó la rada navegando “por tierra”, es decir, en la proximidad y a lo largo de la orilla, en una lenta marcha durante la cual realizaban la búsqueda de agujones para garantizar la carnada de la jornada. Tras acopiar cuatro de estos peces y preparadas las líneas, pasado el mediodía se abrieron hacia mar abierto a la altura de Tarará para extender las líneas y curricanear a través de los hileros de la Corriente del Golfo.
Cuatro millas afuera, a menos de una hora de remolcar los cordeles, la aguja tomó la carnada de la vara de Ricardo y se echó a correr. Tras dejarlo libre en su escapada inicial, a la orden del patrón cortó el pescador la salida de la línea y clavó con fuerza, haciendo volar al castero al momento. La pelea continuó con tres inmersiones sucesivas del pez, escoltado por otro de mayor talla que probablemente fuera una hembra, señalan los deportistas.
En cada viaje a la profundidad, la aguja demostró su casta reteniendo con su peso la línea, dejado al aficionado de La Lisa la única opción de retener con fuerza al animal, iniciándose de este modo García Carrión en su primera experiencia como pescador de agujas, pues en la ocasión previa en que formó equipo con su compañero actual fue a Borroto a quien correspondió trabajar al pez de pico.
Cada vez que el castero concedió ascender y acercarse a la superficie, su reacción más visible fue la de escapar en dirección noroeste, como parece que es corriente en estos grandes picudos. En una de estas ocasiones fue necesario perseguirlo, pero vuelve a lo hondo, siempre acompañado por su compañera, no más distante de él que unos ochenta metros. Cuando asciende, da máquina el patrón y se le acerca, para luego tener que huir del furioso portador del pico, que había cambiado su rumbo en dirección a tierra y se le encimó al barco dando saltos y sacudiendo la potente cabeza.
Cobrando línea con rapidez, pudo García Carrión colocar al pez a dos brazas de profundidad, donde fue arponeado por el marinero, acción que al parecer las reglas admiten. Desembarcado en Cojímar, resultó el único pez de pico entre los resultados de una docena de embarcaciones. El domingo no hubo otra captura de agujas y eso fue todo para el premio.
Estos dos aficionados de La Lisa ganaron con las acciones descritas su acceso al 63 Torneo Internacional de la pesca de la aguja Ernest Hemingway, celebrado en la marina que lleva el nombre del Nobel norteamericano del 20 al 25 de mayo último. En el sitio Cubadebate hallamos un reporte del certamen, pero la falta de información concreta fue tan evidente que una persona perteneciente al grupo náutico Marlin, vinculado a la organización del clásico, ofreció en los comentarios al despacho de prensa los siguientes datos:
“Respondiendo a los que están interesados a los resultados del evento les puedo comentar que participaron 9 equipos de diferentes latitudes (Cuba, Sudáfrica, Francia, Estados Unidos, 2 equipos de Canadá, Mexico, Colombia e Italia). EL 1er puesto fue para el equipo de EEUU con un total de 1650 ptos, el 2do fue para el equipo de Canadá con 1100 ptos y el 3ro para el equipo de Sudáfrica con 1100 ptos; el equipo de Cuba obtuvo el Premio por la captura del mayor Dorado (17.5 libras).”
Este otro dorado fue también cobrado por Ibrahim Borroto, un pintor de arte, mientras su compañero de equipo es trabajador del Polo Científico de La Habana. Ambos deportistas amateurs pescan regularmente con avíos de spinning al lanzado ligero, pero esta es la segunda ocasión, como fue señalado, en que se enfrentan con éxito como equipo a la captura de agujas al curricán.